Un balance de la integración regional
Érika Rodríguez Pinzón - Economía Exterior 59
Coordinadora del panel América Latina, Fundación Alternativas.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - -

Unos definidos por su situación geográfica, otros forjados siguiendo consideraciones ideológicas, los numerosos procesos de asociación latinoamericanos se enlazan y entrecruzan, creando el mapa demasiado complejo de una integración más necesaria que nunca.

 

Diciembre de 2011 se inició con un encuentro de mandatarios latinoamericanos y del Caribe, para establecer las bases de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y el Caribe (Celac), un nuevo proyecto de integración regional.

 

Ante el nacimiento de otro esfuerzo integrador, cabe preguntarse por la suerte que han corrido los múltiples intentos de regionalización vigentes, evaluar sus resultados e intentar atisbar su futuro. Han pasado más de 50 años desde que se firmaran los primeros acuerdos en la región, pero el balance de la integración de América Latina y el Caribe es deficitario. No es sencillo alcanzar el equilibrio entre grandes ambiciones y obstáculos insalvables. A pesar de los esfuerzos, hablamos de una de las áreas con menor intercambio comercial intrarregional: solo el 10 por cien en 2010.

 

Las tareas pendientes son numerosas. A pesar de la lentitud y de los vaivenes propios de todos los procesos de integración activos, la iniciativa privada esta jalonando el comercio y la inversión interregionales, en el marco de una tendencia global al aumento del comercio entre los países del Sur, tanto por el importante volumen de mercado que representan, como por haberse convertido en alternativa a las deprimidas economías americana y europea...



Este articulo no esta disponible en formato digital. Si esta intersado en adquirirlo pongase en contacto con nosotros: