POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 171

Del Acuerdo Sykes-Picot al Estado Islámico

ANTONI SEGURA I MAS
 | 

Nuestras operaciones militares tienen como objetivo la derrota del enemigo…, nuestros ejércitos no se dirigen a vuestras tierras como conquistadores o enemigos, sino como libertadores… [Nuestra] voluntad no es imponeros instituciones alienas…, [sino] invitaros a participar en la gestión de vuestros asuntos civiles.
Proclamación al pueblo de Bagdad en marzo de 1917,
teniente general Stanley Maude
(Citado por Robert Fisk)

 

El 16 de mayo de 1916, París y Londres se dividieron las provincias otomanas de Oriente Próximo. Ni el Estado árabe ni la patria judía aparecían en el Acuerdo Sykes-Picot, cuyo trazado creó conflictos aún vivos de fronteras, de legitimidad y de frustración histórica.

Durante la Primera Guerra mundial Londres utilizó una calculada ambigüedad para ampliar su presencia en Oriente Próximo y en la ruta hacia India. En 1915, Thomas Edward Lawrence (Lawrence de Arabia), agente de los servicios secretos británicos, y el alto comisario británico en El Cairo, sir Mac Mahon, prometieron al emir hachemí de La Meca, Hussein –trigésimo octavo descendiente del Profeta y guardián de los Lugares Santos–, el reconocimiento de una entidad árabe independiente si se rebelaba contra el Imperio otomano aliado de los imperios centrales. Sir Mac Mahon azuzó el resentimiento de Hussein contra Estambul, recordando que el Califato no estaba en manos árabes. La revuelta se inició el 5 de junio de 1916 en Hedjaz y tuvo un papel destacado en la campaña del general británico Edmund Allenby y en la ocupación de Bagdad (1917) y Damasco (1918).

 

Provincias del Imperio Otomano en Oriente Próximo

 

En noviembre de 1917, el ministro de Asuntos Exteriores británico, Arthur James Balfour, comunicaba a la comunidad sionista de Londres que “el gobierno de Su Majestad contemplaba favorablemente el establecimiento de una patria nacional para el pueblo judío en Palestina”. Un mes después, Allenby entraba en Jerusalén y, al año siguiente,…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO