CARGANDO

¿Amenazan los drones el Derecho Internacional?

Belén Lara | 1 de mayo del 2014

La proliferación de ‘drones’ armados está asegurada. Un mundo sin ninguna o pocas restricciones a esta tecnología militar podría minar la protección de los derechos humanos, la prevención de conflictos bélicos y amenazar el sistema legal internacional.

El presidente Barack Obama ha hecho del ataque con drones la pieza central de su estrategia contra el terrorismo de Al Qaeda, hasta convertir dichos ataques en rutinarios. Como sucede con otras muchas nuevas tecnologías, estos vehículos aéreos no tripulados –denominados drones (abejorros) por el zumbido que les caracteriza– pueden resultar increíblemente útiles, pero también muy peligrosos. Y es que sus posibilidades parecen ilimitadas y las misiones que pueden cumplir, poco menos que infinitas.

La mayoría de los drones se utilizan para vigilancia y para una gran variedad de actividades civiles. La policía los usa para luchar contra las redes de delincuentes, el narcotráfico o el contrabando. También se están utilizando para espiar y obtener información sobre las actividades privadas de las personas, que pueden ser grabadas sin tener conocimiento de ello. Algunos tipos de drones están dotados con misiles muy precisos que pueden alcanzar a individuos aislados, automóviles o partes de un gran edificio y se usan, como cualquier otro tipo de armamento, en caso de guerra. También se emplean para matar a personas previamente seleccionadas. Son los targeted killing (asesinatos selectivos) que Naciones Unidas define como “actos premeditados de fuerza letal empleados por los Estados en tiempos de paz o durante conflictos armados para eliminar a individuos determinados”. Un concepto que ha sido aceptado de hecho por la comunidad internacional, aunque no está regulado en Derecho. Hasta ahora solo tres países han utilizado los drones para realizar ataques selectivos: Israel fue el primero y lo hizo para matar a los líderes de la resistencia palestina, método que Estados Unidos criticó y calificó de ilegítimo, aunque tras el 11-S los empleó masivamente. Reino Unido los ha utilizado en operaciones de combate en Afganistán. China e Irán parecen ser los otros países que poseen drones armados operativos, pero no los han utilizado…

Imprímelo
¿El final de la no proliferación?
La penúltima provocación de Corea del Norte

Deja un comentario

Tu e-mail no ser publicado. Los campos obligatorios estn marcados por *