CARGANDO

¿Dos países, una crisis?

¿Dos países, una crisis?

La crisis económica se mantendrá y probablemente se prolongará durante un periodo nada despreciable en Ecuador y en Venezuela. Al igual que en el resto de la región, los gobiernos identificados como posdesarrollistas o socialistas del siglo XXI están cerrando un ciclo.

El fenómeno de la crisis económica puede ser extensivo a Latinoamérica, independientemente de que su impacto sea diferencial por países. En un informe recientemente publicado por el FMI se estima que para 2016 en América Latina y el Caribe se producirá una contracción económica del -0,5 por cien (el Banco Interamericano de Desarrollo, BID; estima una tasa del -0,3 por cien), con lo que habría decrecimiento durante dos años consecutivos (en 2015 fue del -0,1 por cien); algo similar a lo acontecido en 1982-83 por la crisis de la deuda externa, definida por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) como la década perdida.1 El FMI estima que en 2017 América Latina y el Caribe tendrán una tasa positiva del 1,5 por cien.

El informe citado sitúa Venezuela y Ecuador como los dos países peor punteados de la región. La economía venezolana se contraerá este año un -8 por cien y un -4,5 para 2017 (en 2015 se contrajo un -5,7), mientras que la ecuatoriana se contraerá un -4,5 en 2016 y un -4,3 en 2017 (en 2015 la variación fue del 0,3).2 A estos datos habría que añadir dos situaciones producidas este año en los dos países y que acrecentarían estas estimaciones negativas: en Venezuela se presenta una aguda crisis energética que, entre otras cosas, ha llevado a la reducción de la jornada laboral semanal del sector público a cuatro días. Y Ecuador sufrió un terremoto de magnitud 7,8 grados en la escala Richter que, según su presidente, Rafael Correa, habría generado la pérdida de un tres por cien del PIB, además de las vidas humanas y materiales. Sin duda, estos acontecimientos incidirán en el comportamiento negativo de la economía en ambos casos.

 

Precio del barril de petróleo ecuatoriano 2001-16

 

Venezuela y Ecuador tienen similitudes, pero también diferencias. Los dos países son petroleros, por lo que la principal fuente de ingresos proviene de sus ventas en petróleo. En el caso de Ecuador casi el 56 por cien de las exportaciones, y en el de Venezuela el 95 por cien.

Los altos ingresos petroleros entre 2008 y 2014 (a excepción de 2009), permitieron al Estado tener un peso significativo en la economía y en todos los ámbitos de la vida social, hasta el punto de que en ambos países la inversión y el gasto público fueron el principal motor del crecimiento. En Ecuador entre 2002 y 2006 el gasto público representó el 20,9 por cien del PIB, mientras que para 2007-2015 se elevó al 32,6, lo que da cuenta de la expansión del Estado. Durante 2013-14, el presupuesto alcanzó en promedio a más del 40 por cien del PIB, con un gasto corriente del 28. En Venezuela el presupuesto logró a partir de 2010 una cifra superior al 30 por cien del PIB (31,52 según Expansión Datosmacro.com) y se estima que en los años subsiguientes esta relación creció.

Durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro en el caso de Venezuela, y de Correa en Ecuador se ha privilegiado la inversión pública sobre la privada nacional y extranjera, de modo que el dinamismo económico dependió casi exclusivamente del Estado…

Imprímelo
¿Dos países, una crisis?

Deja un comentario

Tu e-mail no ser publicado. Los campos obligatorios estn marcados por *