CARGANDO

El desarrollo del mercado ‘halal’ europeo, una realidad creciente

Tomás Guerrero Blanco | 21 de junio del 2016

El mercado ‘halal’ va más allá de la alimentación e incluye sectores como finanzas, turismo, moda, fármacos, ocio y cosméticos. Una población en aumento, el desarrollo económico y la aparición de clases medias en los países de mayoría musulmana son los factores que impulsan este sector. Es necesario un marco regulatorio común que facilite la certificación de nuevas empresas y el crecimiento de un mercado ‘halal’ europeo.

Halal define el conjunto de prácticas, bienes y servicios aptos para los musulmanes. Es un término recogido en el Corán y que hace referencia a todo aquello que está permitido por la ley islámica o sharia y, por tanto, es lícito, ético, saludable y no abusivo. Su antónimo es haram, un término también recogido en el Corán que hace referencia a todo lo que está prohibido y, por ende, es dañino, ilícito, no ético o abusivo. Todo lo que no está prohibido expresamente, catalogado como haram, está permitido, es decir, es halal. Según la normativa islámica son haram: la carne del animal hallado muerto, la sangre de cualquier animal, la carne de cerdo y jabalí, la de los animales sacrificados incorrectamente, la de los animales carnívoros y carroñeros, la de las aves con garras, la de los animales que reptan o se entierran, el alcohol, las sustancias nocivas o venenosas, los ingredientes procedentes de animales haram, tales como aditivos, conservantes, colorantes, aromas, etc., el interés, la usura, la especulación abusiva, las apuestas en el juego y la pornografía.

Este conjunto de prohibiciones determina la cotidianidad de los musulmanes, puesto que afecta a cuestiones básicas prácticas, como son la alimentación, la higiene o las relaciones económico-comerciales. De ahí que hayan surgido segmentos de mercado halal en sectores como la alimentación o las finanzas y se equipare este término y sus implicaciones a un estilo de vida que, como veremos, es cada vez más atractivo para los no musulmanes.

En la actualidad, halal ha rebasado las connotaciones religiosas del término y para muchos, no musulmanes incluidos, es sinónimo de calidad, salubridad y sostenibilidad. El descubrimiento de carne de caballo en algunos productos de cuarta y quinta gama que se comercializaban en la Unión Europea (UE), la utilización masiva de claúsulas abusivas por parte de entidades bancarias y financieras en las economías desarrolladas o la búsqueda de una alimentación bio y/o healthy, ha llevado en los últimos años a muchos consumidores no musulmanes a demandar y consumir productos o servicios halal…

 

Imprímelo

Deja un comentario

Tu e-mail no ser publicado. Los campos obligatorios estn marcados por *