CARGANDO

Las imágenes de Mahoma en el islam

Las imágenes de Mahoma en el islam

Christiane Gruber | 21 de marzo del 2015

Cuadros, murales, libros y películas sobre el Profeta creados en Irán desde 2006 demuestran la inexistencia de una prohibición universalmente aceptada de las artes figurativas en el islam.

Tras la masacre en las oficinas de París de Charlie Hebdo, me han pedido que, como académica especialista en pinturas islámicas del Profeta, explique si las imágenes de Mahoma están prohibidas en el islam.

Simple y llanamente no. El Corán no prohíbe las imágenes figurativas. En cambio, castiga la adoración de ídolos, que se consideran plasmaciones concretas de las creencias politeístas que el islam suplantó al surgir como fe puramente monoteísta en la península arábiga en el siglo VII. Es más, los hadices, o dichos del Profeta, son, en el mejor de los casos, ambiguos al respecto: a veces encontramos a artistas que osaron insuflar vida a sus figuras, y en otras almohadones decorados con imágenes figurativas.

Además, no hay ni una “prohibición” expresamente declarada y universalmente aceptada de las imágenes en los textos legales islámicos. Fue en 2006 cuando se emitió una fetua reaccionaria saudí suní-salafísta contra las caricaturas “blasfemas” en respuesta directa a las caricaturas danesas del profeta Mahoma. Puede que haya personas con inclinaciones suníes más estrictas que acepten y sigan este decreto, pero otros musulmanes de inclinaciones más moderadas y seculares suníes o chiíes no consideran que las representaciones figurativas del Profeta supongan necesariamente un problema, siempre que sean respetuosas.

El islam se ha descrito como una fe muy anicónica –es decir, que tiende a evitar las imágenes–, pero las imágenes figurativas han sido parte esencial de la expresión artística islámica sobre todo en contextos seculares y privados (y hoy en día los países de mayoría musulmana están llenos de imágenes, muñecas y otras muestras de arte representativo). De hecho, a partir del siglo XIII, varios mecenas musulmanes encargaron manuscritos ilustrados repletos de imágenes figurativas y animales.

En los últimos siete siglos, varios textos históricos y poéticos, muchos de ellos creados en contextos turcos y persas –tanto suníes como chiíes– incluyen hermosas representaciones del profeta Mahoma. El objetivo de todas estas imágenes no era solo alabar y conmemorar al Profeta; también representaban ocasiones y elementos centrales para la práctica de la fe musulmana, muy similares a las celebraciones del cumpleaños del Profeta (mawlid) y las visitas a su tumba en Medina.

Por tanto, esta prueba visual socava claramente la premisa de que la ley y la práctica islámica prohíben las imágenes de Mahoma, lo que nos proporciona una discurso menos divisivo ideológicamente y más basado en los hechos sobre un tema que desde 2005 es cada vez más delicado…

Imprímelo
Las imágenes de Mahoma en el islam

Deja un comentario

Tu e-mail no ser publicado. Los campos obligatorios estn marcados por *