POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 149

¿A qué puede aspirar la UE en el norte de África?

NICK WITNEY
 | 

Los próximos 12-24 meses determinarán el avance o marcha atrás de la marea democrática en el norte de África. Pese a las preocupaciones internas por la zona euro, la UE tiene y debe hacer más en el Mediterráneo, tanto colectivamente como cada país por separado.

Los levantamientos en Túnez y El Cairo a principios de 2011 cautivaron a los europeos. Durante décadas, existió la impresión de que la calle árabe solo podía movilizarse por el sentimiento anti-israelí o antioccidental. Sin embargo, ahí estaba de repente el espectáculo de unas manifestaciones masivas en las que participaban predominantemente hombres y mujeres jóvenes que desafiaban el sistema represivo estatal para pedir a sus gobernantes que abandonasen el poder. Pacífica pero implacablemente, exigían libertad y dignidad. ¿Quién no se sentiría inspirado por su espectacular éxito?

La oportunidad para Europa de prestar un apoyo decisivo a la “primavera árabe” se presentó pronto en Libia, con Francia y Reino Unido a la cabeza de una operación militar fundamentalmente europea que, tras algunos periodos angustiosos, fue capaz de detener la campaña de Muamar el Gadafi. Mientras las multitudes tomaban las calles en Siria y Yemen, y las autoridades en Argelia y Marruecos se ponían en marcha para convocar elecciones, la oleada democrática parecía tener un empuje imparable.

Año y medio más tarde, las cosas tienen otro aspecto. La revolución siria se ha degradado hasta convertirse en una sangrienta guerra civil. En Egipto, las maniobras de los dirigentes militares “interinos” han enseñado una dura lección: que la decapitación de un régimen autocrático puede no ser más que el comienzo de una revolución democrática. En Libia, a pesar de las recientes elecciones, el poder sigue residiendo en las milicias regionales armadas hasta los dientes. Incluso en Túnez, donde la transición democrática parecía avanzar sin demasiadas complicaciones, la unidad nacional…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO