POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 124

Cambio climático, una amenaza para la seguridad global

ANTXÓN OLABE Y MIKEL GONZÁLEZ
 | 

Movimientos de población, escasez de recursos alimentarios y necesidades de desarrollo para la mayoría de los países son algunos de los riesgos para la seguridad internacional derivados del cambio climático. Afrontarlos requiere una nueva estructura institucional global.

En 2000, el entonces secretario general de las Naciones Unidas, Kofi Annan, reconocía que “las nuevas amenazas a la seguridad mundial son un reto que requiere adaptar nuestros enfoques tradicionales”. El cambio climático es un claro ejemplo de nuevo reto global para la humanidad. El impacto de la crisis climática sobre la seguridad mundial fue discutido en 2007 en el Consejo de Seguridad de la ONU a petición de Reino Unido y también ha sido tratado como “problema de seguridad” en la pasada Cumbre de Primavera de la Unión Europea.

Los logros en cuanto a contención de emisiones en las dos últimas décadas han sido, sin embargo, muy escasos. Las emisiones globales han aumentado entre 1970 y 2004 un 70 por cien, como destacaba Rajendra Pachauri en su discurso de aceptación del premio Nóbel de la Paz, otorgado al Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC, en sus siglas en inglés). En un periodo más reciente, los resultados han sido igual de insatisfactorios. Así, mientras que las emisiones totales de gases de efecto invernadero (GEI) fueron de 41 gigatoneladas (GT) en 1990, en 2005 fueron de 45 GT, un 10 por cien superiores. Como consecuencia, la concentración de CO2 en la atmósfera supera ya las 380 partes por millón (ppm), el nivel más elevado en cientos de miles de años en la Tierra.

La manifiesta dificultad para encauzar adecuadamente la crisis climática desde el marco institucional vigente plantea la necesidad de su renovación. Conceptualizar el cambio climático como problema emergente de seguridad global para la humanidad nos lleva a proponer que…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO