POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 159

Carta de Europa: Brexit y el auge de los nuevos euroescépticos

MARK LEONARD
 | 

Los euroescépticos británicos están disputando a los europeístas el apoyo de los tres grupos clave de la sociedad británica: los colonos, los buscadores de oportunidades y los innovadores. ¿Lo conseguirán?

El euroescéptico Partido por la Independencia de Reino Unido (UKIP, en inglés) está configurando de una manera creciente la agenda del debate político aunque nunca haya conseguido un escaño en el Parlamento y no tenga posibilidades de estar en el gobierno. Su líder, Nigel Farage, me contó en una entrevista que el modelo para su repunte se basa en un partido político que ya no existe: el Partido Social Demócrata (SDP, en inglés). Este partido surgió de una rama del Partido Laborista británico allá por 1980 y existió apenas una década, pero Farage le atribuye la capacidad de ofrecer una agenda ideológica a los tres principales partidos. Si su análisis es correcto, el UKIP no necesitará ganar ni un escaño en las próximas elecciones generales para cambiar el clima político de Reino Unido. Farage admite que ha luchado durante años para convertir el euroescepticismo en una causa popular antes de conseguir que la inmigración sea el canal para conectarlo.

Durante los últimos seis meses me he entrevistado con algunas de las figuras más importantes del nuevo movimiento euroescéptico, con el objetivo de entender sus argumentos. Se acusa a los euroescépticos de querer llevar el país a la década de los cincuenta del siglo XX –o tal vez hacia 1850– pero la cruda realidad es que ellos han hecho más por modernizar sus propuestas y ampliar su coalición que los proeuropeos.

La crisis del euro ha logrado que los euroescépticos multipliquen sus opciones, más incluso que los neocon con la guerra de Irak tras el 11-S. Mientras tanto, la coalición proeuropea se ha reducido y fracasado en su intento de reinventarse…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO