POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 149

Crisis, ‘primavera árabe’ y política exterior europea

POL MORILLAS
 | 

La transformación del sur del Mediterráneo coincide con una UE en horas bajas. Tres crisis –del euro, del modelo de integración y de proyección exterior– bloquean la creación de una política euromediterránea que pasará a ser menos ‘euro’ y más ‘mediterránea’.

Las crisis internacionales nunca llegan en buen momento. El año pasado debía ser el de la proyección exterior de Europa, pasado el periodo de prueba del Tratado de Lisboa. Este nació para dotar a la Unión Europea de los instrumentos de política exterior que le permitirían hablar con una única voz en el escenario internacional. Con nuevas instituciones como el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) y la fusión de los representantes en una sola figura, la política exterior europea debía dar un paso adelante en lo que a coherencia e influencia se refiere.

La “primavera árabe” llegó al mismo tiempo que se ponían en marcha las nuevas estructuras de política exterior. Se convirtió así en la crisis internacional necesaria para evaluar su eficacia, dada la cercanía y abasto regional del fenómeno, así como la densidad de relaciones entre los países del sur del Mediterráneo y Europa. Sin embargo, la “primavera árabe” ha encontrado al Viejo Continente en sus horas más bajas. Con una triple crisis limitando su capacidad de respuesta, la UE no ha formulado aún su nueva estrategia para una región euromediterránea transformada…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO