POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 117

De Kofi Annan a Ban Ki-moon

FRANCESC GRANELL
 | 

El nuevo secretario general de las Naciones Unidas Ban Kimoon tiene ante sí la difícil tarea de conseguir que la organización sea respetada y percibida como el instrumento capaz de maximizar los beneficios y minimizar los costes de la globalización y dar respuesta a los grandes problemas.

Tras 10 años en el cargo y más de 2.400 viajes, el ghanés Kofi Annan dejó la secretaría general a finales de diciembre de 2006.

Ban, hasta entonces ministro de Asuntos Exteriores de la República de Corea del Sur, es el octavo secretario general de la ONU desde que ésta iniciara su andadura, con 51 Estados miembros, el 24 de octubre de 1945, al entrar en vigor su carta fundacional, firmada en San Francisco el 26 de junio de ese año.

La elección de Ban ha sido menos dificultosa que la de su antecesor. Annan fue elegido en medio de una gran tensión puesto que, de seguirse la tradición trazada con los anteriores secretarios generales, en 1996 se hubiera debido renovar el mandato del egipcio Butros Butros Ghali, que había sido elegido en 1991, por un quinquenio adicional. Sin embargo, el veto de Estados Unidos lo hizo imposible, por más que Francia intentó que se le renovara el mandato a Butros Ghali, quien fue designado posteriormente presidente de la francofonía.

La candidatura de Annan, de 58 años en ese momento, resultó difícil de impulsar. Pese a que el ghanés estaba graduado en Economía en EE UU y había trabajado en la ONU durante 30 años, Washington se debatía en las contradicciones de un presidente demócrata, Bill Clinton, y un Congreso republicano, y no veía en Annan el candidato idóneo como responsable de las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU, área donde los estadounidenses centraban las críticas a Butros Ghali.

Annan,…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO