>   NÚMERO 75

Del lado de acá

MARÍA JOSÉ MARTÍNEZ VIAL
 | 

Al cierre de 2015 más de 1.500.000 personas estarán llamando a la solidaridad de Europa. ¿Qué sucede con los refugiados una vez que acceden a su supuesto Eldorado? ¿Cómo viven? ¿Quién los acoge? ¿Cómo se financia su integración en esta orilla del Mediterráneo?

Cerca de un millón de personas espera en las fronteras mediterráneas con la esperanza de alcanzar pronto la Unión Europea. Grecia e Italia protagonizan los informativos, pero también Malta y Melilla reciben día a día, aunque en menor cantidad, la llegada de ciudadanos agotados que han huido del horror y apuestan por acceder al Estado del bienestar europeo, aunque eso implique arriesgar la vida cruzando el Mediterráneo. Se estima que la mitad proviene de Siria.

Solo el conflicto en ese país había supuesto hasta noviembre de 2015 el desplazamiento interno de ocho millones de personas y la expulsión del territorio de cuatro millones más, según la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Actualmente, cerca de 4.300.000 refugiados se encuentran en países como Turquía, Jordania, Líbano o Irak. Eran 3.200.000 en 2014.

Suma y sigue, el año pasado los 28 Estados miembros de la Unión registraron 625.000 solicitudes de asilo, un 44% más que en 2013. En el segundo trimestre de 2015 el porcentaje aumentaba un 85% respecto al mismo periodo del año anterior, según datos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur). España recibió ese mismo año el 0,95% del total de solicitudes de la UE. En octubre de 2015 contaba con 10.000 solicitudes, el 1,5% del total. De estas, 7.000 eran de origen sirio. Según Eurostat, en 2015 una de cada tres solicitudes presentada en la UE iba dirigida a Alemania.

La llegada de refugiados a las costas de Europa no cesa y conflictos de difícil solución como los de Siria, Ucrania…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO