AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 59

La trayectoria profesional de Amina Bouayach se enmarca entre el periodismo, la política, la democracia y la defensa de los derechos humanos con una visión que siempre parte de lo local./CNDH

Derechos humanos en Marruecos

«Las personas que tienen una posición política respecto a la integridad territorial deben tener el derecho de expresarla sin violencia, pero sin instrumentalizar los derechos humanos».
ENTREVISTA CON AMINA BOUAYACH
 | 

Por Carla Fibla

La amplia trayectoria de Amina Bouayach la avala para encarar la compleja tarea que en diciembre de 2018 le encomendó el rey Mohamed VI. Fue militante de la Unión Socialista de las Fuerzas Populares (USFP), asesora personal en el gabinete del primer ministro Abderrahman Yusufi durante los últimos años de Hassan II y los primeros del actual monarca, ocupó cargos de máxima responsabilidad en la Organización Marroquí de Derechos Humanos (OMDH) y en la Federación Internacional de los Derechos Humanos, y desde 2016 estaba al cargo de la embajada del reino alauí en Suecia y Letonia.

Con la determinación y el tesón que la caracteriza, ahora se pone al frente del Consejo Nacional de Derechos Humanos (CNDH), una institución con 170 empleados, encargada de elaborar informes sobre los asuntos que preocupan a la sociedad civil y que vulneran los derechos humanos. El CNDH es el equivalente al Defensor del Pueblo en España y, como señala Bouayach, tiene suficiente independencia para impulsar la modificación de leyes que mejoren las condiciones de vida de los marroquíes.

Afkar/Ideas: ¿Cuál es su objetivo con el Consejo Nacional de Derechos Humanos en el comienzo de su mandato?

Amina Bouayach: En enero presenté mi propuesta de acción del CNDH basada en la triple “P”: prevención, promoción y protección de los derechos humanos. Es una acción que exige el reforzamiento de los derechos humanos y que precisará de unidades específicas para consolidar la partida de la protección. Además, trabajamos en cuatro comisiones nacionales: las nuevas generaciones de los derechos humanos, la juventud, las mujeres y la discriminación. También queremos promover la cultura de los derechos humanos, la democracia participativa, y ser exhaustivos en el seguimiento y evaluación de las políticas públicas en este terreno. En paralelo al funcionamiento de las comisiones, seguiremos trabajando en…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO