>   NÚMERO 77

¿Dos países, una crisis?

FERNANDO CARRIÓN Y FRANCISCO ENRÍQUEZ
 | 

La crisis económica se mantendrá y probablemente se prolongará durante un periodo nada despreciable en Ecuador y en Venezuela. Al igual que en el resto de la región, los gobiernos identificados como posdesarrollistas o socialistas del siglo XXI están cerrando un ciclo.

El fenómeno de la crisis económica puede ser extensivo a Latinoamérica, independientemente de que su impacto sea diferencial por países. En un informe recientemente publicado por el FMI se estima que para 2016 en América Latina y el Caribe se producirá una contracción económica del -0,5 por cien (el Banco Interamericano de Desarrollo, BID; estima una tasa del -0,3 por cien), con lo que habría decrecimiento durante dos años consecutivos (en 2015 fue del -0,1 por cien); algo similar a lo acontecido en 1982-83 por la crisis de la deuda externa, definida por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) como la década perdida.1 El FMI estima que en 2017 América Latina y el Caribe tendrán una tasa positiva del 1,5 por cien.

El informe citado sitúa Venezuela y Ecuador como los dos países peor punteados de la región. La economía venezolana se contraerá este año un -8 por cien y un -4,5 para 2017 (en 2015 se contrajo un -5,7), mientras que la ecuatoriana se contraerá un -4,5 en 2016 y un -4,3 en 2017 (en 2015 la variación fue del 0,3).2 A estos datos habría que añadir dos situaciones producidas este año en los dos países y que acrecentarían estas estimaciones negativas: en Venezuela se presenta una aguda crisis energética que, entre otras cosas, ha llevado a la reducción de la jornada laboral semanal del sector público a cuatro días. Y Ecuador sufrió un terremoto de magnitud 7,8 grados en la escala Richter que, según su presidente, Rafael Correa, habría generado la pérdida…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO