>   NÚMERO 79

#EcoExt79: Tiempos de incertidumbre

CARTA A LOS LECTORES
 | 

Barack Obama inauguraba su mandato con una economía en recesión que expulsaba a 900.000 personas a la semana del mercado de trabajo y un sistema financiero al borde de la bancarrota. Gracias a la American Recovery and Reinvestment Act se retuvo la recesión. En julio de 2009, el empleo empezaba a crecer hasta alcanzar los 15 millones de puestos de trabajo nuevos al finalizar su mandato. El PIB por su parte avanzó a una tasa media trimestral del 2,2 por cien.

Una tasa criticada por los republicanos por ser inferior a la de otras recuperaciones. Ante los urgentes problemas del sistema financiero se inyectaron 787.000 millones de dólares para fortalecer sus balances. Una inyección de capital que llegó prácticamente a la totalidad de las entidades financieras mientras que en la eurozona se dejó que las ayudas fueran concedidas a medida que se iban solicitando. La solvencia y la liquidez de los bancos quedó resuelta.

La crisis, sin embargo, ha acentuado la desigualdad. En 2015, el 20 por cien más rico ganaba 13 veces más que el 20 por cien más pobre cuando esa ratio en 2007 era solo del 5,25 por cien; el desempleo entre la población negra supera en un 100 por cien al de la población blanca. Por otro lado los ingresos medios de las personas ocupadas son todavía inferiores a los años anteriores a la crisis.

El rescate social se ha abordado con intensidad. La Affordable Care Act conocida como Obamacare ha extendido el seguro médico a 30 millones de personas que no estaban cubiertas. El requisito principal para conseguir este éxito radica en la obligación impuesta a los ciudadanos de asegurarse. Si esta condición fuese corregida por la nueva administración republicana, la financiación del sistema quedaría gravemente dañada; las primas subirían de precio y se desincentivaría…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO