>   NÚMERO 80

Cumbre de los BRICS en Goa, India, octubre 2016.

#EcoExt80: Los BRICS y otras economías emergentes

CARTA A LOS LECTORES
 | 

La crisis económica y financiera de la primera década del siglo XXI provocó, entre sus trágicas secuelas, un rechazo de las instituciones democráticas y una intensa desconfianza en la bondad de las transaccciones internacionales. Autoritarismo y nacionalismo junto al trumpismo son los nuevos protagonistas de ese poderoso baluarte contra los mercados abiertos y la cooperación internacional. En paralelo, la Unión Europea, principal actor del libre comercio, pierde importancia relativa en la economía mundial. Su población, un 25 por cien de la mundial en 1900, apenas llega al seis por cien en la actualidad. El peso del PIB ha descendido de un 26 por cien en 2004 a un 22 por cien en 2015, mientras que el de Estados Unidos pasaba del 28 al 24 por cien. Entretanto, el PIB de China avanzaba en esas mismas fechas del cinco al 15 por cien del PIB mundial; a la vez que otros integrantes de los llamados BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Suráfrica) mantienen sus posiciones relativas, como sucede con México. La importancia del mundo económico desarrollado decae mientras crece la de China y se mantiene estable la de los BRICS. Se ha alterado la posición relativa de los agentes en la economía internacional.

Entre las consecuencias de esa evolución destaca la transformación de los saldos comerciales entre EE UU y la UE con los BRICS, que ahora registran superávit en sus transacciones con los antiguos imperios coloniales. El ejemplo China-EE UU no puede ser más llamativo. Un 20 por cien de las importaciones de EE UU procede de China mientras que sus ventas al país asiático apenas representan el siete por cien de su exportación. Un dramático déficit comercial que envenena el nuevo neoproteccionismo estadounidense. También la UE registra déficit comerciales que en el periodo 2012-16 son del orden de 154.000 millones…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO