INFORME SEMANAL DE POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 1181

El talón de Aquiles de Trump (y EEUU)

Al rozar las 100.000 muertes, Estados Unidos, con solo el 4% de la población mundial, representaba a finales de mayo el 31% de los contagios (1,5 millones) y el 28% de las víctimas mortales de la pandemia a escala global. Este desastre ha desnudado las carencias del sistema sanitario en un país que gasta en salud el 17% del PIB (3,6 billones de dólares anuales).

A principios de marzo, con un desempleo del 3,5% y Wall Street en ebullición, pocos dudaban de la victoria de Donald Trump el 3 de noviembre. Hasta que el virus golpeó la Casa Blanca como “un meteorito”, en palabras de Stephen Moore, editor de National Review y asesor de Trump. En abril se perdieron 22,4 millones de ­empleos, la peor cifra mensual desde 1945. Y puede ser solo el principio. Según un estudio de la Universidad de Stanford, el 42% de los 40 millones de despidos de los dos últimos meses podrían ser permanentes.

Entre los 195 países evaluados en el último Global Health Security Index, EEUU aparece con 25,3 puntos en cuanto a facilidad de acceso a cuidados médicos, empatado con Gambia en el puesto 175. Las causas son obvias: la disfuncionalidad, injusticia y desigualdad del fragmentado, caro y privatizado sistema de salud, que según Adam Gaffney, profesor en la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard, “nos ha vuelto a fallar”. En contraposición, Corea del Sur, con una densidad demográfica 15 veces mayor, ha perdido menos de 300 vidas tras registrar su primera infección el 20 de enero, el mismo día que EEUU.

En el…

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO