AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 53

Energía nuclear en Oriente Medio: más cooperación en seguridad

MARTIN B. MALIN
 | 

Los altos costes, pero también los riesgos de seguridad y de proliferación, principales obstáculos para el crecimiento de la energía nuclear en Oriente Medio. 

Son necesarias instituciones independientes para el control de la exportación y leyes que impidan el comercio ilícito de tecnología nuclear y de doble uso. 

Hacer que el crecimiento y la difusión de la energía nuclear sean políticamente aceptables exige un compromiso compartido y mayor cooperación regional.

Desde hace más de una década, la energía nuclear en Oriente Medio parece lista para un importante crecimiento. La primera central nuclear construida por Irán en Bushehr, la primera de Oriente Medio, comenzó a producir electricidad en 2011. Según la Asociación Nuclear Mundial, Teherán tiene planes o propuestas de construir otros 11 reactores nucleares. Arabia Saudí ha anunciado planes para construir 16 reactores nucleares de aquí a 2040. Emiratos Árabes Unidos (EAU) tiene cuatro reactores nucleares en construcción, el primero de los cuales se espera que entre en funcionamiento a finales de año. Egipto, Turquía y Jordania están intentando desarrollar energía nuclear a su propio ritmo. La apariencia de actividad es impresionante.

Pero la energía nuclear en Oriente Medio no ha despegado como se había previsto y no es probable que crezca o se difunda con rapidez. La principal razón es el coste. Los altos costes de capital hacen que generar electricidad con un reactor nuclear sea más caro por kilovatio/hora que generarla con centrales de gas o de carbón.

Pero el coste no es el único obstáculo. Los riesgos de seguridad y de proliferación asociados con la energía nuclear son muy reales, en especial en Oriente Medio, donde crecen las reservas ciudadanas acerca de la tecnología en la región y en otras partes. Para superar los obstáculos a la energía nuclear en Oriente Medio harán falta grandes inversiones en…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO