POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 190

Funcionarios nazis miden con un calibre la “germanidad” de la nariz de un alemán. corbis/GETTY

El eterno retorno del racismo

Descartar el peligro de una nueva era de conflictos étnicos y luchas imperiales peca de optimismo. Los fantasmas de la época de entreguerras regresan. Desmitificar el racismo político continúa siendo una tarea formidable.
LUIS ESTEBAN G. MANRIQUE
 | 

El 29 de abril, Kiron Skinner, directora de Planificación Política del departamento de Estado de Estados Unidos, dijo en un discurso en Washington que EEUU necesitaba una estrategia de contención para China, similar a la que George Kennan concibió para la Unión Soviética en 1947. Skinner insinuó que China suponía un problema mayor que los soviéticos: “La guerra fría fue en cierto modo una lucha dentro del mundo occidental. Por primera vez tenemos ahora como competidor a una gran potencia no caucásica”.

La referencia étnica es significativa: es la categoría racial que en los documentos civiles de EEUU denomina a los blancos, utilizando una tipología fisonómica muy en boga en el siglo XIX, basada en un supuesto cráneo común de los pueblos indoarios, cuya cuna mítica era el Cáucaso.

Nadie sabe en realidad lo que significa la raza en términos biológicos o sociológicos, pero las percepciones y conflictos raciales siguen desempeñando un papel determinante en las relaciones internacionales. No es extraño. El filósofo Charles Taylor escribió en Sources of the Self (1989), su célebre ensayo sobre la construcción de la identidad moderna, que la identidad debe su fuerza moral a que es la base de todo vínculo colectivo.

En los juicios de Núremberg, Hermann Göring calificó la Segunda Guerra Mundial, en la que murieron unos 59 millones de personas, como la “gran guerra racial”. De hecho, los pueblos que los nazis denominaron Untermenschen (infrahumanos) la experimentaron de ese modo. Las propias Naciones Unidas han declarado el 21 de marzo Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial.

Sean cuales sean las razones de su existencia –políticas gubernamentales, prejuicios privados o una compleja interacción de ambos– las categorías etno-raciales son políticamente significativas. En 2016, Donald Trump ganó las elecciones explotando el miedo a una “invasión” o “infestación” por parte de…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO