Editorial: Icaria
Fecha: 2014
Páginas: 256
Lugar: Barcelona

Geografía poética

MANUEL MONTOBBIO
 | 

En su poema “La Tierra”, Carlos Argentino Daneri se propone encajar, en un solo poema y con calzador, una descripción minuciosa del mundo entero. “En 1941”, escribe Borges sobre su magistralmente detestado personaje, “ya había despachado unas hectáreas del estado de Queensland, más de un kilómetro del curso del Ob, un gasómetro al norte de Veracruz, las principales casas de comercio de la parroquia de la Concepción, la quinta de Mariana Cambaceres de Alvear en la Calle Once de septiembre, en Belgrano, y un establecimiento de baños turcos no lejos del acreditado acuario de Brighton.” A Daneri quedaban algunos kilómetros cuadrados por describir: más de quinientos millones, para ser precisos.

Afortunadamente, Manuel Montobbio no es tan ambicioso. El diplomático y autor de Tiempo Diplomático y Guía poética de Albania publica ahora Mundo. Una geografía poética. Se trata de una compilación de poemas y reflexiones inspirados por los lugares que ha visitado en el transcurso de su carrera. Además de ser el primer embajador de España en Albania, Montobbio ha estado destinado en El Salvador, Guatemala, México, e Indonesia, por lo que su empresa es ambiciosa. Siguiendo a María Zambrano, Montobbio ve en la poesía una forma de acercarse a ese tiempo y espacio interiores que acompañan al tiempo y espacio físicos.

Su colección de momentos estelares de la intimidad recuerda también a las ciudades invisibles de Italo Calvino. O tal vez a su reverso: porque Geografía poética no se compone de ciudades fantásticas descritas por un veneciano a Kublai Khan, sino de lugares reales, pero poéticos, narrados para una audiencia occidental. Mujeres-semáforo norcoreanas, controlando el exiguo tráfico de Pyongyang al son de marchas con tintes wagnerianos y muchedumbres realizando sesiones de ejercicio colectivas. Maquilishuats en flor en El Salvador, y el país vislumbrando la paz tras doce años de guerra civil. Seis días de 1990 a bordo del Transiberiano, en una Unión Soviética con las horas contadas pero que aún es imperio. Una China inmediatamente posterior a la Revolución Cultural, en la que se araba con arado romano y “no habían pasado en dos mil años dos mil años”.

El libro de se divide en dos partes. La primera es un poemario, Los trabajos de Hércules. La segunda es Geografía, en la que se encuentran, entre muchas otras, las escenas mencionadas. Para amantes de la poesía, la literatura de viajes, o incluso la política exterior, este híbrido proporciona una lectura refrescante e inspiradora.