POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 82

Gotemburgo, Bush, la crisis argentina

EDITORIAL
 | 

Surgen nuevos debates en los últimos dos meses: el posible envío de Slobodan Milosevic al tribunal de La Haya; la detención de Vladimiro Montesinos, conducido a Perú desde Caracas; la crisis argentina, crisis moral no sólo financiera; la imparable aproximación británica al euro después del último triunfo del laborismo… Y junto a ello la drástica reducción china de emisiones procedentes del carbón; las nuevas dudas sobre la viabilidad del escudo antimisiles propuesto por Bush; el primer gran triunfo frente a las firmas farmacéuticas contra el Sida, obtenido en Suráfrica…

El debate sobre el futuro de la Unión Europea (UE), que no ha concluido con el Consejo de Gotemburgo, el viaje de Bush al Viejo Continente y la crisis argentina son tres asuntos de la agenda exterior española de las últimas semanas. Todos ellos revelan el creciente perfil internacional de España y la mayor complejidad que afronta el gobierno y la sociedad española. La imposibilidad de separar las cuestiones políticas de las económicas, las diplomáticas de las de seguridad, las tecnológicas de las culturales; la necesidad de redefinir la posición en la UE cuando los equilibrios bilaterales cambian; la actitud de Estados Unidos respecto a las inversiones españolas en América Latina; o la concentración del riesgo de nuestras empresas al otro lado del Atlántico, son asuntos que requieren reflexión, capacidad de iniciativa y visión a largo plazo.

La política europea de España, generalmente bien definida y ejecutada, ha registrado extraños movimientos. Al gobierno le asiste la razón en su defensa de los intereses nacionales ante la ampliación, pero no se entiende el enfrentamiento público con Alemania y el torpe regreso a una posición aislada. España no puede aparecer ante los demás como interesada sólo en las ayudas financieras. Los países más influyentes lo son porque, además de su capacidad para definir…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO