POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 149

Identidad, comunidad y nuevos territorios

JUAN URRUTIA
 | 

El debate sobre los nacionalismos que resurge periódicamente en distintas partes del mundo bloquea el estudio de nuevas formas de organizar la convivencia a partir de comunidades identitarias desterritorializadas más creativas y con mayor dinamismo económico.

Para tratar de decir algo con sentido sobre “nuevos territorios” es indispensable comenzar por deconstruir la palabra “territorio”. Lo más sencillo es pensar por separado en nuevos ámbitos de convivencia y en los espacios físicos en los que se asienta esa convivencia. Esta separación nos hace ver inmediatamente que hay comunidades (llamémosles convivenciales) que pueden ser desterri­torializadas, como por ejemplo, la masonería o el sionismo, por poner dos ejemplos sencillos. El mundo camina –a causa de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y la globalización– hacia un confederalismo generalizado, global y de un nuevo cuño asimétrico, en el que las comunidades identitarias desterritorializadas desempeñarán un papel de barreras o cortafuegos contra la propagación de peligrosos incendios, como los que se observan desde hace años en el mundo financiero, pero no únicamente en este.

Organizaré mis ideas de forma que veamos con claridad cuál es la naturaleza de las comunidades identitarias, su papel en el proceso de subjetivización, el nacionalismo como respuesta a la necesidad, insatisfecha, que sienten de reconocimiento, las nuevas empresas y mercados que conforman la base material de estas comunidades, el confederalismo asimétrico como su superestructura política y su potencial como barreras a los contagios, tan peligrosos hoy, en un mundo globalizado.

 

Naturaleza de las comunidades identitarias

En contraposición a la Teoría Económica convencional parece conveniente comenzar cualquier análisis que envuelva la convivencia no desde la partícula elemental que llamamos individuo (o agente individual) sino desde la noción de conjunto de individuos, lo que Tony Lawson llamaría un “mundo social”. Este mundo emergente depende de nosotros y está…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO