INFORME SEMANAL DE POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 1153

#ISPE 1153: Supremacía cuántica, clave del futuro

El anuncio del equipo AI Quantum de Google de que ha alcanzado ya la supremacía cuántica supone, si ello se confirma, el principio de una nueva era cibernética y un punto de inflexión en el desarrollo económico del siglo XXI.

La supremacía cuántica es el punto en el que los ordenadores cuánticos pueden hacer cálculos que hasta a las más avanzadas supercomputaduras actuales les requeriría miles de años. En un artículo en Nature, los investigadores de Google escriben que utilizaron un chip de 54 superconductores cúbits (bloques de almacenamiento de memoria que constituyen la estructura básica de los ordenadores cuánticos) en un ordenador llamado Sycamore para completar en 200 segundos una compleja serie de cálculos.

Esa tecnología puede simular con gran precisión la conducta de átomos y moléculas, por lo que sus programas podrán resolver problemas hasta ahora insuperables en la fabricación de fármacos, aleaciones y materiales. Otra de sus aplicaciones científicas creará mejores modelos de sistemas complejos como los patrones climáticos y códigos cifrados prácticamente inexpugnables. La mayoría de los actuales sistemas de encriptado, como el algoritmo criptográfico RSA, se basa en la idea de que son, al menos en principio, indescifrables porque romperlos exige una cantidad absurda de tiempo.

A través de sus aplicaciones de Inteligencia Artificial, la revolución cuántica cambiará el modo en que se procesa y almacena información y en el que la ciencia interroga a la naturaleza sobre sus más sutiles mecanismos.

La mecánica cuántica se mueve en el ámbito de la incertidumbre, según el principio de Heisenberg, que afirma que es imposible medir simultáneamente de forma precisa la posición y el momento lineal de una partícula. En ese campo, los efectos no obedecen a causas y una partícula subatómica puede estar en más de un sitio a la vez –o en ninguno–…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO