INFORME SEMANAL DE POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 1160

Restos de dispositivos electrónicos en Chernobil, (Ucrania 3/11/2017). Jorge Franganillo. Flickr

#ISPE 1160: Los basureros del mundo

En su discurso ante la Cumbre del Clima en Madrid, la célebre activista sueca Greta Thunberg dijo que la esperanza del cambio en la defensa medioambiental no proviene ‘de los gobiernos o las empresas, sino de la gente’. Esa afirmación, sin embargo, evade una verdad incómoda: respuestas personales como dejar de viajar en avión o comer carne sirven de poco sin políticas públicas.

Grandes compañías y multinacionales aseguran que sus productos son reciclables como un reclamo publicitario, sin que haya mucho de cierto en ello. Según la ONU, el 57% de los plásticos en África, el 40% en Asia y el 32% en América Latina ni siquiera se recoge. El agua embotellada mueve en el mundo unos 100.000 millones de dólares anuales pero el agua en sí apenas supone el 1,5% del precio de las botellas; el 81% no se reciclan.

El actual consumo per cápita de plástico es de unos 100 kilos en América del Norte y Europa occidental, frente a los 20 kilos de Asia. Cada año se produce plástico por valor de 600.000 millones de dólares. El sector creció a una media del 8,7% entre 1950 y 2015. El 32% de los empaquetados plásticos no se recicla y después de su breve uso inicial, unos 12 minutos, se pierde el 95% de su valor material.

Un 4% de la producción mundial de petróleo se dedica a fabricar plásticos y otro 4% a suministrar la energía necesaria para su fabricación. Solo el Danubio arroja 4,2 toneladas de plástico a diario en el mar Negro.

El caso de la chatarra electrónica (e-waste) es similar. Hasta el 1 de enero de 2018, EEUU y la UE enviaban a China el 30% de sus desechos plásticos y electrónicos. Desde entonces, Pekín prohíbe importar 24 tipos de yang laji (basura…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO