INFORME SEMANAL DE POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 950

#ISPE 950. 10 agosto 2015

La Gran Barrera de Coral australiana se extiende, de forma discontinua, a lo largo de más de 2.600 kilómetros en la costa de Queensland y en algunos tramos tiene un grosor de 150 metros, lo que la convierte en el organismo viviente más grande de la biosfera terrestre. Millones de especies han evolucionado para adaptarse a sus estructuras.

Esa simbiosis se ha prolongado durante épocas geológicas que han durado cientos de miles de años. Pero quizá no vaya a poder sobrevivir a la era industrial. Los pólipos o pulpos, pequeños invertebrados marinos que crean los corales, son extremadamente sensibles a los cambios en la temperatura del agua.
De hecho, muchos biólogos creen que los arrecifes coralinos serán los primeros grandes ecosistemas en extinguirse en la era moderna. Un reciente estudio publicado por la revista Nature anticipa que si se mantienen las tendencias actuales de sobrepesca y acidificación de los océanos, hacia 2050 el Gran Arrecife se convertirá en una gran masa de escombros erosionados y blanquecinos. Una tercera parte de los arrecifes coralinos del mundo están en peligro de extinción. De hecho,  el Caribe ya ha perdido la mitad de sus corales.

La última amenaza que se cierne sobre ellos es un proyecto industrial y minero de extracción de carbón en Australia que podría arrojar millones de toneladas de residuos tóxicos en las aguas de la reserva del Reef Marine Park.

Grupos ecologistas como Greenpeace y WWF están recaudando fondos para una campaña que salve el arrecife del proyecto Carmichael donde la compañía india Adani mining planea construir una mina de carbón e invertir 9.000 millones de dólares para exportar 100 millones de toneladas anuales del mineral a India. El proyecto amenaza la pesca y el turismo de la zona, que generan unos 4.000 millones de dólares…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO