INFORME SEMANAL DE POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 1143

GETTY

#ISPE1143: ¿Groenlandia en venta?

Aunque la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, ha tildado de “absurda” la idea de Donald Trump de comprar Groenlandia –la isla más grande del mundo, habitada por unas 56.000 personas, la mayoría inuits (88%)– a Dinamarca, varios antecedentes históricos explican sus planes.

Desde su independencia, muchas veces Estados Unidos ha expandido sus fronteras comprando a otras potencias extensos territorios: Luisiana a Francia, Alaska a Rusia o las actuales Islas Vírgenes a la propia Dinamarca. Hoy EEUU gobierna sobre cuatro millones de personas en sus “territorios no incorporados”, entre ellos las islas de Guam, Puerto Rico, las Marianas y las Vírgenes, cuyos habitantes, aunque ciudadanos, no pueden votar en las elecciones presidenciales o al Congreso federal, lo que les priva de representación en Washington y les convierte en colonias de facto.

En 1946, el presidente Harry Truman ofreció 100 millones de dólares a Copenhagen a cambio de Groenlandia, que tras la invasión alemana de Dinamarca en 1940 fue ocupada militarmente por EEUU. Hoy el precio equivalente, según Market Watch, sería de 1.300 millones de dólares. En su campaña de 1996, el candidato republicano Pat Buchanan propuso, además de comprar Groenlandia, “integrar” en la Unión a Canadá y al estado mexicano de Baja California. Joe Manchin, senador demócrata por Virginia Occidental, ha calificado la idea de Trump de propuesta “muy interesante” que el Congreso debería considerar.

Nadie discute el valor estratégico y económico de Groenlandia, bajo soberanía danesa pero que desde 2009 tiene, como las Islas Feroe, un gobierno autónomo con amplias competencias internas. La isla es rica en minerales (oro, zinc, plomo, hierro), hidrocarburos, agua, pesca y otros recursos naturales que el deshielo provocado por el cambio climático ha hecho más accesibles a la explotación industrial. Según diversas estimaciones, la isla contiene unos 38,5 millones de toneladas de óxidos…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO