>   NÚMERO 57

La educación en el norte de África y Oriente Próximo

JOSÉ GARCÍA MONTALVO
 | 

Uno de los tópicos más extendidos sobre la región MENA –norte de África y Oriente Próximo– es el de la escasa financiación e inversión en educación. Parece ser un tópico más y que la realidad es otra. El porcentaje destinado alcanza alrededor del cinco por cien de su PIB anual.

 

Existe un consenso generalizado sobre la importancia de la educación y la formación del capital humano en el desarrollo económico, entendido en un sentido amplio. La escasa inversión en educación es uno de los muchos tópicos extendidos sobre la economía y la sociedad de los países del norte de África y Oriente Próximo, también conocidos como MENA (sus siglas en inglés). Sin embargo, la realidad es muy distinta. Desde mitad de los años setenta, los países MENA han invertido anualmente en torno al cinco por cien de su PIB en la financiación de la educación. Este porcentaje supera con claridad los observados en países con un rápido nivel de desarrollo en las últimas décadas, como son los de América Latina y el este de Asia, que se sitúan entre el tres y el cuatro por cien. La situación en los últimos años ha seguido un patrón similar, como muestra el gráfico.

 

La proporción para el conjunto de los países del mundo se ha mantenido entre el cuatro y el 4,5 por cien desde 1999. En América Latina, después de unos años de inversión superior a la media, se ha pasado a una proporción por debajo de la misma. Por ello, es evidente que los países MENA invierten en educación un porcentaje sistemáticamente superior al resto. Además, el esfuerzo público en la financiación del sistema educativo es también superior a la media global. El gasto público en educación representa en los países MENA en torno al 20 por cien…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO