POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 184

El origen de las protestas: manifestación de organizaciones sindicales durante la cumbre de la Organización Mundial del Comercio (Seattle, 4 de diciembre de 1999). GETTY

La globalización: ¿emancipación o refuerzo?

ROBERT WADE
 | 

Es preciso crear agendas políticas alternativas para que el funcionamiento de mercados, empresas, sindicatos y Estados genere resultados más equitativos y ambientalmente sostenibles.

Los índices de bienestar humano han dado muchas buenas noticias a lo largo del último medio siglo. A principios de la década de 1970, las mujeres daban a luz a cinco hijos como promedio. Hoy esa cifra es de 2,4, y África subsahariana es la única región donde las tasas de fecundidad continúan siendo elevadas. Si los progenitores quieren tener menos hijos es porque las tasas de supervivencia infantil han aumentado drásticamente. En India en 1960, 246 de 1.000 niños morían antes de cumplir los cinco años; en 2016 murieron 43. En Brasil la tasa era de 171 niños; en 2016 fue de 15. La esperanza de vida mundial ha pasado de 53 años en 1960 a 72 en 2016. En 1980 vivía en la pobreza extrema (la “pobreza que mata”, según el Banco Mundial: ingresos inferiores a 1,9 dólares diarios, de acuerdo con la paridad de poder adquisitivo) el 42% de la población mundial; en 2013, ese porcentaje había caído al 11%. En su libro Factfulness, el estadístico sueco Hans Rosling describe muchos más avances humanos en otros ámbitos.
Según estas estadísticas, el mundo es un lugar mucho mejor que hace medio siglo. Según la mayoría de criterios medioambientales, el mundo es también un lugar mucho peor. Me centraré, en cambio, en analizar la explicación que desde los círculos políticos occidentales se da al progreso material protagonizado por el ser humano en los últimos tiempos. Según dicha explicación, el progreso es resultado de innovaciones tecnológicas semiautónomas –como el cambio a una economía digital– combinadas con el despegue generalizado de las “fuerzas del mercado privado”, al que se alude con apelativos como “globalización” o “neoliberalismo”.

La…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO