>   NÚMERO 72

La globalización y la feminización de las migraciones

GENOVEVA ROLDÁN DÁVILA
 | 

Las mujeres migrantes se incorporan a los mercados laborales peor remunerados donde enfrentan mayores riesgos, abusos y discriminación y donde tienen pocas posibilidades de conseguir los documentos que les den acceso a los sistemas de protección legal.

La importancia que tienen las mujeres dentro de los flujos migratorios internacionales y en las economías y sociedades a las que se incorporan, no solo ni en lo fundamental hace referencia a su volumen. De acuerdo con las estadísticas proporcionadas por organismos internacionales, desde 1960, la información más retrospectiva que se ofrece, la presencia de las mujeres en la migración ha oscilado entre el 46,8 por cien, en ese año y el 49,7 en 2010, lo cual significa que su incremento es apenas de tres puntos y que las mujeres históricamente han mantenido una importante presencia en la movilidad internacional, aunque en los estudios sobre la cuestión los presumibles contrastes y parangones entre la emigración del hombre y de la mujer no eran significativos.

La reflexión sobre la feminización de las migraciones recupera que la presencia de las mujeres imprime cambios sustanciales en estos procesos, los cuales resultan de las transformaciones que se producen en los mercados laborales, así como por el significado que en lo político, social y cultural, tienen en los países de origen, tránsito, destino y retorno, ya sea como actor en movilidad o en las expresiones que adoptan ante la migración masculina. Asimismo, visualiza que en las tres últimas décadas, como resultado de las nuevas condiciones socioeconómicas, su incorporación ya no se realiza, en lo fundamental, por “asociación” o como “acompañantes” de los hombres y por sus relaciones de parentesco con ellos; sino que el fenómeno migratorio no ha escapado a la creciente incorporación de la mujer a la población económicamente activa, en las últimas cinco décadas, ni a…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO