POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 193

El economista francés Thomas Piketty (París, 10 de septiembre de 2019). JOEL SAGET/AFP

La Historia como debate de ideas

Erudición, datos y un potente artificio intelectual son las herramientas que utiliza Thomas Piketty para situarse en el centro de todos los debates. Otra cosa son sus soluciones.
JOSÉ JUAN RUIZ
 | 

«Cada sociedad humana debe justificar sus ­desigualdades». Con estas palabras comienza Thomas Piketty su nuevo libro, Capital e ideología, editado por Deusto y traducido por el economista Daniel Fuentes. Tras esa declaración de principios vienen 1.198 páginas –más índices– de datos, gráficos e interpretaciones de la desigualdad en la historia que, como mordazmente advirtió el crítico de The Guardian, componen un texto más largo que Guerra y Paz. Pero no. Este no es ni un libro ruso, ni un ensayo anglosajón, por más que en él se vuelva a citar, como en El capital en el siglo XXI, a Jane Austen. Capital e ideología es un libro profundamente francés que hace un abrumador uso de los datos, de la historia y de la ciencia política para tratar de demostrar que han sido las ­ideas –mejor aún, la ideología– y no la lucha de clases o la tecnología quienes han conformado nuestras sociedades y han perpetuado la desigualdad.

 

portada_capital-e-ideologia_thomas-piketty_201907041215

 

 

 

 

 

 

 

Capital e ideología
Thomas Piketty
Barcelona: Deusto, 2019, 1.248 págs.

 

Llevar de la mano al lector por la historia de esas ideologías, sus ficciones y sus ­tareas inacabadas ocupa las primeras 1.110 páginas del libro. Las restantes 88 páginas se dedican a un “Manifiesto por un Socialismo Participativo del Siglo XXI”, en el que se incluye un batiburrillo de propuestas fiscales, ecológicas y políticas cuya síntesis es simple: hay que repensar el capitalismo de una forma radical, abriendo la caja de Pandora de los tabúes hasta ahora evitados. Como era previsible, aunque no afortunado, han sido las propuestas, y no el análisis previo, las que han acaparado el 99% de las entrevistas concedidas por el autor y el interés de los comentaristas del libro.

 

«A lo largo del tiempo y de

INICIA SESIÓN PARA SEGUIR LEYENDO