>   NÚMERO 79

La política fiscal de Trump: ¿crecimiento y desigualdad?

ALBERTO DEL POZO SEN
 | 

El fuerte sesgo regresivo del recorte de impuestos planteado por Trump agravará los problemas de desigualdad económica y social de EE UU, ya muy elevados. No es casualidad que el valor del índice de Gini haya pasado de 37,7 en 1986 a 41,1 en 2013, el cuarto más elevado de la OCDE.

La inesperada victoria del candidato republicano Donald Trump en las elecciones a la presidencia de Estados Unidos de noviembre de 2016 ha supuesto un terremoto en el panorama político mundial cuyas consecuencias son aún desconocidas. Resulta arriesgado analizar cualquier aspecto específico de sus propuestas programáticas, dada la manifiesta volubilidad de las mismas a lo largo de la campaña electoral y su escaso rigor al exponerlas. Pese a ello, intentamos en estas breves notas repasar los objetivos y posibles consecuencias de la política fiscal que previsiblemente llevará a cabo Trump durante su mandato.

 

Reducir impuestos y aumentar las inversiones para crecer más

En materia de impuestos, y de manera resumida, el presidente electo se ha comprometido a lo siguiente: en el impuesto sobre sociedades, rebajarlo a casi la mitad (del 35 al 15 por cien) y modificar el régimen de algunas de sus deducciones; en el impuesto sobre la renta personal, reducir sus tipos (más de seis puntos el marginal máximo, del 39,6 al 33 por cien)1 y el número de tramos (de siete a tres), aumentar la deducción general y las destinadas a cuidado de hijos y personas mayores (a través de distintos mecanismos), y eliminar el pago del 3,8 por cien sobre ganancias de capital y dividendos (Net Investment Income Tax); y eliminar el impuesto sobre sucesiones y donaciones (Unified Gift and Estate Tax). También ha defendido una tasa para la repatriación de dividendos del 10 por cien y, más recientemente, ha insinuado –no está como…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO