POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 181

Litografía del puerto de Acapulco en 1628, durante el Virreinato de Nueva España. El puerto era el punto de llegada del Galeón de Manila. BENSON LATIN AMERICAN COLLECTION/UNIVERSIDAD DE TEJAS EN AUSTIN/WIKIMEDIA COMMONS

La Ruta de la Plata y la primera globalización

PETER GORDON Y JUAN JOSÉ MORALES
 | 

Durante 250 años el Galeón de Manila unió Asia y América a través de una red transpacífica. La narrativa anglosajona olvida el papel de China y la América española en la globalización.

 

“(…) no hay más que un mundo, y aunque llamamos Mundo Viejo y Mundo Nuevo, es por haberse descubierto aquél nuevamente para nosotros,
y no porque sean dos, sino solo uno.”
Inca Garcilaso de la Vega, Comentarios reales de los incas, 1609

 

Nuestro mundo contemporáneo –interdependiente, más o menos integrado económicamente, mejor o peor globalizado– tiene una fecha precisa de nacimiento. Se originó en 1565 con el descubrimiento por Andrés de Urdaneta (1498-1568) del llamado “tornaviaje”, una ruta marítima hacia el Este, desde Filipinas hasta Nueva España, que unió por fin Asia y América. Con este último eslabón se culminó la ansiada ruta a Asia, cuyo desarrollo había sido jalonado por eventos de enorme trascendencia: el descubrimiento de América, la primera circunnavegación del mundo y las primeras expediciones en el océano Pacífico.

El tornaviaje y la fundación de la ciudad de Manila por Miguel de Legazpi en 1571 dieron lugar al establecimiento de una línea mercantil, conocida como el Galeón de Manila o la Nao de China, que durante casi 250 años unió China y el resto de Asia con la América española. Esta ruta transpacífica, catalizadora de intercambios económicos y culturales, no sería otra ruta de la seda, sino su continuación; en realidad una “ruta de la plata”, nombre más apropiado cuyo alcance y significación intentaremos explicar.

El hecho de que la globalización date del siglo XVI, antes de la revolución liberal, y no, como daba por sentado la sabiduría convencional, de los siglos XVIII o XIX; y que nació entre Asia y América bajo una soberanía ibérica y no anglófona, permite observar el…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO