AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 28

Las relaciones económicas de Marruecos con sus vecinos subsaharianos

NEZHA ALAOUI M?HAMMDI
 | 

La proyección de los intereses se encuadra dentro de un contexto económico marroquí de apertura y de una coyuntura africana impulsada por un índice de crecimiento positivo.

La progresión constante de los intercambios entre Marruecos y sus socios africanos prueba que existe un potencial de desarrollo del comercio.

Marruecos es hoy el segundo inversor africano en el continente, por detrás de Sudáfrica, y el primero en África Occidental.

 

El auge actual de las relaciones económicas y comerciales entre Marruecos y el África subsahariana proviene de una estrategia renovada en la política africana del reino, pero también refleja la revitalización de las relaciones históricas transaharianas.

 

El Sáhara, una pasarela de comunicación, siempre ha sido un espacio de flujos migratorios y de intercambios culturales, espirituales, económicos y comerciales. Marruecos ha mantenido durante muchos siglos relaciones con el África negra debido a las rutas de las caravanas que salían de su territorio hacia la actual África Occidental. Así, la ciudad marroquí de Siyilmasa, en la región del Tafilalet, fue durante siglos la principal base norteafricana del comercio transahariano.
Sin embargo, el descubrimiento portugués de las riberas atlánticas y del golfo de Guinea en los siglos XV y XVI desvió el comercio transahariano hacia las rutas marítimas.

Después de la oleada de independización de los países de África, y en los años setenta, se emprendieron iniciativas de cooperación económica entre los países árabes y africanos. Esta dinámica se intensificó en la segunda mitad de los años noventa.

A partir de su independencia en 1956, Marruecos se incorporó al bando de los países progresistas y, siguiendo la línea marcada por la Conferencia de Bandung de abril de 1955, participó en Accra, en 1958, en la primera conferencia de países recientemente independizados. En enero de 1961 creó el Grupo de Casablanca, cuya Carta establece…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO