POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 182

George Weah en su toma de posesión como presidente de Liberia junto a la expresidenta Ellen Johnson-Sirleaf (Monrovia, 22 de enero de 2018). ISSOUF SAGONO/AFP/GETTY

Liberia, segundo tiempo

PILAR REQUENA
 | 

A la primera mujer presidenta en África le ha sucedido el primer exfutbolista jefe de Estado del mundo. Los 12 años de paz del gobierno de Ellen Johnson-Sirleaf permitirán a George Weah la reconstrucción que Liberia aún necesita.

Los liberianos vivieron el 22 de enero la primera transición de poder pacífica y democrática en más de 70 años. Todo un símbolo cuando hace apenas 15 años salían de 14 años de guerra civil. Liberia fue el primer país africano en tener una mujer al frente de la presidencia, Ellen Johnson-Sirleaf. Ella ha dado el relevo a George Weah, primer exfutbolista jefe de Estado en el mundo.

Se temía algún brote de violencia durante la campaña electoral o en los comicios, pero los liberianos dieron muestras de madurez democrática. Acudieron de forma masiva, el 10 de octubre de 2017, a la primera vuelta de las elecciones con 20 candidatos para suceder a la incombustible presidenta que, a sus 79 años, no podía presentarse de nuevo por imperativo constitucional.

No hubo sorpresas en las primeras elecciones organizadas de forma autónoma por las instituciones de Liberia desde el fin de la guerra. A la segunda vuelta pasaron los dos favoritos: el vicepresidente Joseph Boakai, del gubernamental Partido de la Unidad (UP), y Weah, de la opositora Coalición por el Cambio Democrático (CDC). Los liberianos volvieron a las urnas el 26 de diciembre y Weah fue el claro ganador. Se trató de un voto por el cambio frente a la continuidad que para muchos representaba Boakai. Los observadores internacionales calificaron las elecciones de aceptables, a pesar de algunas anomalías.

El 22 de enero de 2018 acabó la era Johnson-Sirleaf, quien siempre había sido parte de la clase dirigente. Con Weah llega al poder un hombre del pueblo, de origen indígena, por segunda vez en…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO