POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 145

Libros: Memorias de un europeísta, transformación de un escéptico

MARCOS SUÁREZ SIPMANN
 | 

Joschka Fischer, exlíder de Los Verdes alemanes, vicecanciller y ministro de Exteriores con Gerhard Schröder, describe en sus memorias la mutación de un radical alternativo en un europeísta convencido.

Die rot-grünen Jahre. Deutsche Außenpolitik – vom Kosovo bis zum 11. September (Los años rojiverdes. Política exterior alemana: de Kosovo al 11 de septiembre), de Joschka Fischer. Colonia: Kiepenheuer & Witsch, 2007. 448 págs.

fischer_rot_grunen

I am not convinced: Der Irakkrieg und die rot-grünen Jahre (I am not convinced: La guerra de Irak y los años rojiverdes), de Joschka Fischer. Colonia: Kiepenheuer & Witsch, 2011. 384 págs. 

not_convinced_fischer

¿Qué queda del interregno rojiverde en Alemania? Un proyecto de gobierno largamente anunciado, temido, aplazado. Puesto en marcha con retraso… ninguno de sus protagonistas social­demócratas o verdes ha escrito un libro político a la vez serio y atractivo. Ni siquiera el excanciller Gerhard Schröder, cuyas esperadas memorias resultaron una decepción. Joseph Joschka Fischer, ministro de Asuntos Exte­riores y vicecanciller entre 1998 y 2005, ha sido el único de los actores principales de ese experimento que ha logrado relatarlo con elegancia e ironía, objetividad e incluso algo de autocrítica.

Las transformaciones de Fischer –de pacifista a defensor de intervenciones armadas, de sponti a ministro, de político verde de Hessen a figura mundial– constituyen el asunto central de estos dos volúmenes de memorias. Sus entusiasmos y temores, su pasión política, en suma, prevalecen en la narración.

En el primer volumen, Los años rojiverdes, es muy sugerente la descripción de su relación con multitud de personajes, pero estos no pasan de ser sombras. En este sentido, las descripciones del canciller Schröder y del hoy líder de La Izquierda, Oskar Lafontaine, son impersonales: un animal político evalúa a otro. Incluso colegas apreciados como el exjefe de la diplomacia francesa Hubert Védrine quedan en unas vagas pinceladas.

Sus colaboradores…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO