POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 143

Libros: Una Europa poderosa pero introvertida y fragmentada

FERNANDO RODRIGO
 | 

¿Cómo puede la UE superar las limitaciones de un poder fragmentado? Aunque la presencia de los europeos sea cada vez más marginal y el proyecto común esté en crisis, su declive no es inevitable.

 

la_fragmentación_del_poder-europeo

 

La fragmentación del poder europeo, de José Ignacio Torreblanca. Madrid: Política Exterior-Icaria, 2011. 232 págs.

 

José I. Torreblanca es una firma familiar para los lectores de El País a través de sus columnas semanales sobre política internacional. El 15 de mayo publicó un largo artículo titulado “Cinco razones por las que Europa se resquebraja”, que supuso un aldabonazo en las conciencias de muchos que, aunque hacía tiempo solo leían desencuentros y desatinos sobre la Unión Europea, no esperaban encontrarse de bruces con la pregunta: “¿Se puede romper Europa?”.

 

Para muchos de los que recibimos con alborozo la admisión de España en la Comunidad Europea y habíamos seguido con entusiasmo por televisión la ceremonia de la firma del Acta de Adhesión en el Salón de Columnas del Pa­lacio Real, el 12 de junio de 1985, la pertenencia de España a la UE pasó a ser un activo del que ya no era necesario preocuparse cotidianamente, aunque de forma ocasional se nos reclamara para celebrarla.

 

Por eso la advertencia de un conocido europeísta como Torreblanca, de que en la actualidad “esa brillante lista de logros y optimistas promesas se encuentran más que entredicho” parecía una verdadera señal de alarma. Añadía Torre­blan­ca que “en lugar de esa Europa exitosa y abierta al mundo que nos prometimos, nos encontramos con una Europa que pese a las ampliaciones, se ha empequeñecido; que a pesar del euro se ha vuelto egoísta e insolidaria y que ha dejado de creer y practicar sus valores para encerrarse en el miedo al extranjero y el temor a la pérdida…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO