>   NÚMERO 69

Lo que no sabemos y deberíamos saber sobre la fuga de cerebros en España

ROSALINA ALCALDE
 | 

Es difícil afirmar si España sufre un ‘éxodo de cerebros’ o, por el contrario, disfruta de la movilidad de profesionales cualificados que promueve el desarrollo de ‘redes de cerebros’. Urge estudiar hasta qué punto la movilidad de estos trabajadores es estimulada por la crisis de empleo.

En España, en los últimos años, y como resultado de la crisis económica y de empleo que sufre el país, las noticias sobre emigración y fuga de cerebros han creado cierta alarma social, a pesar de que la magnificación realizada por los medios de comunicación no ha podido ser aún constatada empíricamente. Esto se debe, en parte, a que no disponemos de datos fiables sobre el fenómeno. Igualmente, la opinión pública ha enfocado este problema desde una visión reduccionista, la fuga de cerebros. Este punto de vista, que da a entender que los trabajadores cualificados españoles se marchan para no volver, se ajusta poco a la realidad de los movimientos contemporáneos de personas cualificadas.

Este artículo da a conocer los principales paradigmas teóricos utilizados para el estudio de estos flujos migratorios. A su vez, identifica las dificultades del análisis de las migraciones de españoles cualificados. En primer lugar expone la evolución de las teorías del brain drain, o fuga de cerebros, a las teorías del brain networking, o redes de cerebros. A continuación, reflexiona hasta qué punto la crisis económica y de empleo española actúa como causa principal de la emigración cualificada considerando los datos del Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de febrero de 2012. Finalmente, analiza la escasa precisión de las bases de datos disponibles para la medición de estas migraciones…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO