POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 188

Bolsonaro, durante una reunión del Consejo de Gobierno, el 3 de enero de 2019. PALÁCIO DE PLANALTO.

Los primeros pasos de Bolsonaro en Brasil

Entre medidas duras para contentar a su base, un giro en política exterior y los primeros reveses, el nuevo gobierno busca asentarse.
ESTHER SOLANO GALLEGO
 | 

El arranque del gobierno de Jair Bolsonaro fue más confuso de lo que parecía en principio. Según los resultados del sondeo Datafolha de diciembre de 2018, el optimismo de los brasileños batía récords ante la nueva realidad política: un 65% pensaba que la economía mejoraría los próximos meses, el mejor índice desde 1997. Los industriales también parecían felices. El Índice de Confianza del Empresario Industrial alcanzó 63,2 puntos, el más elevado desde septiembre de 2010, cuando Brasil vivía la euforia de la era Lula.

Sin embargo, algunas cuestiones pronto empañaron este comienzo. El principal escollo es el escándalo que sobrevuela sobre Flávio Bolsonaro, hijo del presidente y senador por Río de Janeiro. El Consejo de Control de Actividades Financieras (COAF) denunció al ministerio público movimientos sospechosos en la cuenta de Fabricio Queiroz, asesor de Bolsonaro hijo cuando era diputado, que alcanzarían los siete millones de reales en ingresos periódicos incompatibles con su sueldo.

Lo que más encendió las alarmas fue la inusual petición del senador al Tribunal Supremo de suspender la investigación de forma temporal. Un tiro por la culata en lo que a comunicación política se refiere. ¿Por qué intenta bloquear la investigación quien se dice inocente?, se preguntó la prensa. Y es que este presunto caso de corrupción acapara portadas en todos los periódicos del país. Los seguidores más militantes alegan que todo es una confabulación de la prensa, una persecución política que trataría de derrocar al propio Jair Bolsonaro. Sin embargo, entre muchos de sus votantes menos fieles, comienza a verse con inquietud este caso y se exigen respuestas. Una crisis que nadie vio venir tan pronto.

Para darle un toque más siniestro al caso, por esta misma investigación supimos de la relación de Flávio Bolsonaro con las milicias de Río de Janeiro. Cuando era diputado por…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO