Autor: Javier Otazu
Editorial: Catarata Libros
Fecha: 2019
Páginas: 206
Lugar: Madrid

Marruecos. El extraño vecino

La historia de Marruecos y España está muy relacionada. Sin embargo, sobre nuestro vecino pesan tópicos y prejuicios difíciles de erradicar. Para los españoles, Marruecos es fuente de problemas.
JULIA GARCÍA
 | 

Marruecos es el país de las paradojas. Un país de dos velocidades por los contrastes tan fuertes que, en teoría, encierra. A veces antieuropeo, otras afrancesado, africano a su pesar. Tradicional, moderno, orgulloso, genuino…

En Marruecos, el extraño vecino, el periodista y corresponsal en Rabat de la agencia EFE Javier Otazu, se centra en lo que denomina las geometrías variables de las leyes, que cambian según el colectivo o personas a quienes se apliquen.

Pero el tópico, pese a lo que pueda tener de cierto, no basta para explicar todas sus paradojas. Para sus gentes, Marruecos es una nación que ha elegido su propio camino, que no se doblega ante las imposiciones de Europa, aunque tampoco se alinea con un mundo árabe gangrenado por los conflictos religiosos o de identidad.

Para los árabes de Oriente es un país de la periferia, bereber y mestizo, corrompido por la colonización francesa; para los subsaharianos, un país que los mira por encima del hombro; para los europeos, el vecino que constantemente llama a su puerta, uno de los negociadores más correosos con los que le toca lidiar. Este libro habla de la sociedad, de lo extraordinario y lo cotidiano, de un país cercano y lejano al mismo tiempo, atrapado en un sistema y en unas leyes que miran al pasado, pero apasionante en sus contradicciones y en sus particulares procesos (y retrocesos) hacia la llamada modernización.

Para los españoles de a pie, Marruecos es todavía un país desconocido a pesar de estar separados por solo 15 kilómetros. La historia de las dos naciones está muy interrelacionada, sin embargo pesan sobre nuestro vecino una serie de tópicos y prejuicios difíciles de erradicar. Para la opinión pública española, Marruecos es ante todo una fuente de problemas: yihadismo, emigración, Ceuta, Melilla, Sahara occidental…

Abundan los libros sobre Marruecos especializados o de gran divulgación, sobre todo los centrados en la familia real. Aunque este trabajo de Otazu ha preferido, como dice su autor, no hurgar en las intimidades de palacio y centrarse en cuestiones sociales, que es la mejor forma de conocer un país. Muchos capítulos del libro están dedicados a las leyes, en concreto a las que suponen aún sometimiento en las vidas de los ciudadanos y que restringen la libertad y perpetúan la desigualdad entre hombres y mujeres. El capítulo dos lo indica con claridad. Los jueces en Marruecos son con frecuencia muy conservadores y se preocupan antes de la moralidad y el honor que de los derechos humanos más básicos.

Mohamed VI aparecía como un rey más moderno pero continúa la senda gubernamental de su padre Hassán II, incluso ha implantado la mudawana, el código de familia de estrictas leyes, ya hoy desfasado según las asociaciones más progresistas.

Marruecos, el extraño vecino consta de 15 capítulos. En cada uno de ellos, Otazu desgrana y narra los aspectos de la vida diaria de sus ciudadanos. Así, en el capítulo 1 cuenta a través de la figura del moqadem –el más humilde de los funcionarios y último escalón de la estructura del Estado– cómo la sociedad marroquí es controlada y vigilada en todos los aspectos de su día a día. El moqadem pasea por las calles y obtiene la información de chismorreos y murmuraciones… Aunque, de manera oficial, su función es expedir los permisos necesarios para cualquier gestión civil o comercial, no deja de ser una versión refinada del “gran hermano” orwelliano. Esto indica, y no es ningún secreto, que el sistema político en Marruecos no es comparable con una democracia occidental o una monarquía parlamentaria. En este caso, el rey reina y gobierna.

Gracias a este libro se accede a la sociedad marroquí, ausente siempre de la mayoría de las publicaciones en España, centradas en cuestiones mediáticas y políticas, ayudando a entender el Marruecos cotidiano e invisible, que se debate entre la modernidad y la tradición.