AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 53

Sin título, 2014./yara al najem (fotografía), azza abo rebieh (pintura)

Memoria creativa de la revolución siria: una lucha plural

MANON TAOCHY
 | 

A la vez válvula de escape, denuncia y mensaje de socorro, el arte es fuente de consuelo y esperanza de la población.

En un famoso largometraje de Walt Disney un tanto oriental, se oía decir: “La flor que florece en la adversidad es la más rara y bella de todas”. La de la revolución siria empezó a brotar en el corazón de la Primavera Árabe y, con tanta adversidad, seguramente ya se habría marchitado. A pesar de todo, sigue floreciendo día tras día mientras espera alcanzar su madurez más que próxima.

El pueblo de Siria inició su rebelión a principios de 2011, tras las de Túnez, Egipto y Libia. Los eslóganes revolucionarios escritos en un muro por estudiantes de Deraa, al Sur del país, terminaron de prender la mecha. De este modo, un simple grafiti, medio de expresión a veces artística y accesible a todos, se convirtió en una auténtica amenaza para un gobierno represivo. Tenemos aquí, por tanto, un ejemplo perfecto del poder que tiene la expresión artística e intelectual.

Sana Yazigi presintió ese potencial desde el comienzo de la revolución y, entre el horror y las atrocidades cometidas durante la guerra civil, vislumbró la liberación de “energías creadoras latentes”. Exiliada en el vecino Líbano, se rodeó de algunos acólitos para poner en marcha el proyecto de “La memoria creativa de la revolución siria”. De este modo, el equipo se confirió la misión de descubrir, fechar, localizar, clasificar, documentar y, en suma, reunir la multitud de obras realizadas por los sirios al principio de la revolución y en el transcurso de ésta.

Rápidamente, el sitio web en tres idiomas (árabe, francés e inglés) se convirtió en una auténtica enciclopedia memorística de la expresión artística e intelectual siria. Hoy, se publican más de 10 artículos al día, cada uno de…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO