POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 185

Un opositor al régimen de Daniel Ortega camuflado con la bandera de Nicaragua durante la marcha ‘Masaya florecerá’ (Managua, 12 de julio de 2018). MARVIN RECINOS/GETTY

Nicaragua no es Venezuela

MATEO CAYETANO JARQUÍN
 | 

Evitar que Nicaragua sea la nueva Venezuela requiere entender las diferencias entre los dos países y el margen que hoy existe para una mediación internacional en la crisis nicaragüense.

Hasta hace poco, el régimen autoritario del presidente Daniel Ortega en Nicaragua lucía imperecedero. Esta ilusión se desvaneció en abril, cuando la población, anestesiada, se volcó masivamente contra Ortega y sus aspiraciones de perpetuarse, junto a su familia, en el poder. El impasse político creado por la gigantesca ola de protestas –y más aún por la brutal represión del régimen– ha derivado en una de las más graves crisis de derechos humanos en la historia reciente de América Latina.

Muchos se preguntan si Nicaragua seguirá el mismo camino que Venezuela, donde una crisis política y humanitaria se deteriora desde hace años a pesar de los esfuerzos de la comunidad internacional. Dada la estrecha relación entre estos dos países por su retórica política y supuesta adherencia a una visión del socialismo en Latinoamérica, y teniendo en cuenta la importancia de la crisis venezolana a nivel hemisférico, la pregunta es válida. Sin embargo, Nicaragua no es Venezuela. El tipo de régimen autoritario forjado por la familia Ortega, así como el modelo político y económico en el que se basó, es diferente al “socialismo del siglo XXI” ­inaugurado por Hugo Chávez. Por ello, su crisis es distinta a la del gobierno del hoy presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y debería interpretarse en el contexto de sus particularidades. Además, debido a que Nicaragua no tiene la ubicación geográfica ni los recursos naturales de Venezuela, los riesgos de una prolongación de la crisis en el país centroamericano son únicos, como también son únicas las oportunidades para un papel positivo de la comunidad internacional.

 

¿Socialismo del siglo XXI?

El triunfo electoral del Frente Sandinista de Liberación…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO