AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 36

Nuevas orientaciones diplomáticas

RIDHA KÉFI
 | 

La política exterior de los países del norte de África es víctima de la indecisión e inestabilidad, que se prolongarán hasta la llegada de regímenes legítimos y estables.

Ridha Kéfi, periodista, consejero de redacción de afkar/ideas. Túnez.

Las revoluciones árabes, que se saldaron con la caída de tres regímenes dictatoriales en el norte de África –Túnez, Egipto y Libia–, y con el ascenso en los tres países de regímenes islamistas, han cambiado completamente la configuración geopolítica regional, sobre todo en lo que concierne a las relaciones magrebíes, árabes y euromediterráneas.
A decir verdad, las líneas ideológicas y políticas en los tres países continúan moviéndose, las revoluciones siguen estando inacabadas y la situación general es susceptible de sufrir sobresaltos, mutaciones, incluso cuestionamientos radicales, ya que las fuerzas presentes (islamistas, nacionalistas, liberales, laicas, progresistas…) se encuentran, a su vez, en fase de reestructuración.
En cuanto a las poblaciones, que se han liberado del yugo de la opresión y de la dictadura, no piensan dejarse dominar de nuevo por un régimen dictatorial, sea cual sea su obediencia. Más aun cuando la reivindicación de libertad y democracia es ahora muy fuerte entre todas las clases sociales y no solo entre las élites políticas. La prolongación de las manifestaciones populares para presionar a los gobiernos provisionales hoy en el poder, y modificar algunas de sus decisiones, es la prueba del gran dinamismo sociopolítico nacido gracias a las revoluciones. Además, estas manifestaciones a menudo están convocadas y dirigidas por organizaciones de la sociedad civil. Eso explica el estrecho margen de maniobra del que gozan los actores políticos, sobre todo los que detentan el poder, y cuyos hechos y gestos mira con lupa la opinión publica. Incluso algunas veces, llegan a denunciarlos e impugnarlos, lo que da lugar a virajes espectaculares del poder ejecutivo.
Comenzar este artículo…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO