POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 166

#PolExt166: Voto contra ‘Grexit’ desde Madrid

EDITORIAL
 | 

A la hora de cerrar estas columnas, como empezaban algunos editoriales del siglo antepasado, Grecia se mantiene al borde del abismo. Un caricaturista americano dibujaba en junio la situación: la UE espera atónita cerca de la puerta; en esa puerta, con gesto airado, Alexis Tsipras amenaza a la UE, “¡Y le advierto que nos vamos!”, mientras su pie derecho avanza hacia el precipicio. Cuando con retraso entregamos estas líneas, la nación griega estrenaba el bloqueo de sus bancos. No se sabe qué votará Tsipras en el referéndum del 5 de julio. El objeto último de la consulta es el propio mandato de Tsipras, de ahí que el Eurogrupo haya aplazado cualquier nueva negociación hasta después del referéndum.

Algunos indican que una razón de peso que ha conducido a la situación actual es la supesta impericia técnica de los negociadores griegos. “En Bruselas para cerrar pactos hay que conocer a fondo la materia sobre la que se trata” (ABC, 26 de junio, J.M. Areilza). Los interlocutores de los griegos se quejan de la falta de profesionalidad de quienes dialogan frente a ellos, “incapaces de trabajar con conceptos acuñados desde hace décadas en la vida comunitaria o en las instituciones financieras globales”. Merece la pena inclir aquí la advertencia de Paul Krugman: “no nos dejemos engañar por aquellos que afirman que los funcionarios de la troika son solo técnicos que explican a los griegos ignorantes lo que debe hacerse. Estos supuestos tecnócratas son, en realidad, fantaseadores que han hecho caso omiso de todos los principios de la macroeconomía, y que se han equivocado a cada paso”.

Los griegos que negocian en Bruselas, empezando por Yanis Varoufakis, doctor en Economía que ha pasado por varias universidades británicas, entre ellas Cambridge, o Euclide Tsakalotos, doctorado en Oxford, no son ignorantes y, como recordaba también…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO