POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 170

#PolExt170: Colombia, en la recta final

EDITORIAL
 | 

El 23 de marzo es la fecha fijada para la firma del acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolu­cionarias de Colombia (FARC). Lo que se presente ese día no será la paz, sino el punto de partida para la pacificación. Lo más difícil vendrá entonces. El Estado deberá hacerse presente en un país de geografía enrevesada de montañas, valles y selvas, con cientos de municipios en los que nunca tuvo control, con altos niveles de pobreza y que fueron escenario principal del conflicto. Los miembros de la guerrilla tendrán que encontrar un nuevo papel en la sociedad colombiana. Las víctimas necesitarán recordar que su perdón es clave para evitar más dolor.

Pero todavía no se ha llegado ahí. En la recta final de las conversaciones abiertas en octubre de 2012 en La Habana, las partes aún no han alcanzado consenso en lo referido a desmovilización, desarme y reinserción de la guerrilla, ni en el mencanismo de refrendación de lo que se acuerde. Querer cerrar en menos de cuatro años un conflicto de más de 50 es una tarea inmensa.

El esfuerzo habrá valido la pena y, según los expertos, ha creado una nueva vía en los procesos de paz y reconciliación. Las conversaciones han seguido una agenda de seis puntos: desa­rrollo agrario integral; participación política; fin del conflicto; solución al problema de las drogas; víctimas; y mecanismos de implementación, verificación y refrendación.

Los estudios de opinión muestran que los colombianos están tan deseosos de la paz como polarizados sobre las conversaciones con las FARC. Por ello, el gobierno quiere que los ciudadanos se apropien del acuerdo a través de una consulta popular. Las FARC plantean la refrendación por parte de una asamblea constituyente, algo inaceptable para las víctimas.

Las conversaciones entre el gobierno y

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO