POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 175

#PolExt175: Aceptar la incertidumbre

EDITORIAL
 | 

El mundo nunca ha sido un lugar fácil. Orden y desorden han coexistido en cualquier época que se tome como ejemplo. Incluso en los periodos de prosperidad de los imperios o de equilibrio entre grandes potencias, el conflicto y la inestabilidad han sido con mayor o menor intensidad elementos permanentes de la historia.

En un ejercicio de aceptación de la incertidumbre que domina 2017, Política Exterior abre la sección de “Estudios” con la reflexión del diplomático británico Robert Cooper sobre lo que Shakespeare puede enseñarnos acerca del desorden de un mundo en cambio. Su lectura no dejará indiferente. Es posible encontrar paralelismos entre las obras del dramaturgo y hechos como el Brexit, el liderazgo político actual, la movilización populista y el rechazo a la inmigración. Al fin y al cabo, detrás de todo siempre están las personas, con sus miedos, ambiciones y capacidades para imaginar el futuro.

En las siete últimas décadas el mundo ha vivido enormes avances humanos; en esperanza de vida, alfabetización, lucha contra la pobreza, igualdad de género y creación de riqueza, acelerados desde comienzos del siglo XXI por el desarrollo científico y tecnológico. Ni el innegable impacto de la crisis financiera en la desigualdad ni la persistencia de conflictos con un altísimo sufrimiento humano pueden poner en duda el progreso económico, social y político logrado. En la incertidumbre actual, surgen líderes que cuestionan el avance y proponen políticas de recuperación de un pasado más imaginado que real. Hablan de un orden nuevo que no son capaces de trazar ni en el interior de sus países ni en conexión con problemas mundiales como el cambio climático, el terrorismo, la salud global, la ciberseguridad o el gobierno de Internet.

Aferrarse a los datos sobre lo avanzado desde el final de la Segunda Guerra mundial y la expansión del…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO