POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 144

Alfredo Pérez Rubalcaba, durante el acto de cierre de campaña del PSOE (18 de noviembre de 2011).

Política exterior para tiempos de crisis

ALFREDO PÉREZ RUBALCABA
 | 

España debe relacionarse con el mundo desde Europa y con más Europa, pero con nuestros intereses y principios como eje. La política exterior debe conjugar medidas que nos permitan salir de la crisis y estar presentes en las nuevas estructuras de la globalización.

En la era de la globalización, para casi todo, hace falta acción exterior, y en un país como España, acción europea. Para preservar nuestros intereses y defender nuestros valores, para crecer y salir de la crisis, para luchar contra el calentamiento global, combatir la pobreza y defendernos frente al crimen transnacional, para combatir el terrorismo, etcétera. Para todo ello, y más, es importante que España esté donde tiene que estar y tenga una acción exterior dinámica, proactiva y anticipatoria. Y por eso la política exterior y europea será una de mis prioridades si los ciudadanos deciden que sea presidente del gobierno.

Estamos en uno de esos momentos definitorios, cuando la Historia da un giro, esta vez de dimensiones globales. Tenemos que liderar los cambios como siempre lo hemos hecho, con mayor ímpetu que el que nos viene dictado por nuestro tamaño como país. Los últimos años han visto cómo las economías emergentes han emergido ya, no solo en términos económicos, sino también políticos. En los próximos cuatro años, el mundo previsiblemente cambiará otro tanto. Se ha puesto de relieve la necesidad de gobernar la globalización y de avanzar en la unión económica de la Unión Europea. Debemos estar preparados e influir.

Hoy más que nunca, es necesario potenciar una política hacia el exterior que sirva de manera eficaz a la sociedad española para salir de la crisis. Impulsaré una política exterior que tenga en su centro la protección y proyección de los intereses económicos de España, compaginándolos con la promoción de nuestros valores. Por ella pasa la…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO