POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 1

Política Exterior: propósitos y compromisos

EDITORIAL
 | 

Esta revista nace con el propósito de promover un debate permanente sobre las relaciones de España con el mundo exterior. Trata de contribuir así a asentar en la sociedad española la libertad de información y a suscitar un mejor conocimiento de las realidades internacionales.

El debate requiere, creemos, dos condiciones: ha de mantenerse abierto a todos los que dentro y fuera de España pueden resultar afectados por el curso de nuestra política exterior; ha de ser, por otra parte, un debate de análisis y de esclarecimiento, ajeno a los intereses de partido, a los elogios y a las descalificaciones personales. Esta revista nace con la decisión firme de apartarse de las pequeñas polémicas cotidianas, para analizar y discutir con calma los distintos modos y vías por los que España pueda permanecer integrada y activa en la escena internacional.

En la España de hoy, cuando el concepto de independencia y soberanía nacionales ha sufrido tantas y tan profundas revisiones, ¿cómo se establecen las líneas de la política exterior? ¿dónde se debaten? ¿quién las analiza? ¿Cómo se estudian? Buena parte de nuestra vida como nación –es una evidencia, a lo que se ve, nunca lo bastante repetida– depende de nuestra relación con el mundo exterior. Hoy más que nunca nuestra economía, nuestra defensa, nuestra evolución cultural, nuestra innovación tecnológica están ligadas a decisiones adoptadas en el mundo internacional.

La política exterior no puede dictarse por imposición de un Gobierno ni depender de los vaivenes de los partidos. Al menos por tres razones repetidas hasta la saciedad: ha de planearse a largo plazo; ha de basarse en intereses de orden superior –la defensa, la independencia, la soberanía– que no pueden depender de los parciales criterios de sector o de grupo; resulta, en fin, que en el concierto mundial no hablan los Gobiernos, sino…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO