POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 156

Ponce de León y el descubrimiento de Florida

MANUEL LUCENA GIRALDO
 | 

Arquetipo de la primera oleada de descubridores, el adelantado Ponce de León vivió la conformación de la primera era global según una mentalidad de rasgos medievales y modernos, providencialista y pragmática, gregaria e individualista, asombrada y temerosa.

El 12 de octubre de 1492 se produjo un hecho fundamental para la historia universal, a pesar del carácter menor en apariencia de lo acontecido. Un italiano de dudoso origen y oscura trayectoria, acompañado de una tripulación formada por naturales del reino de Castilla, veteranos de la azarosa navegación del Atlántico, logró desembarcar en un islote situado en lo que más tarde se denominó mar Caribe. El valor posterior del evento vino dado por dos motivos. En primer lugar, fue el comienzo de una reacción en cadena que hoy denominamos “expansión europea”, el asalto conquistador y colonizador de la pequeña y pobre península de Asia que era Europa sobre el resto del mundo. De acuerdo con explicaciones tradicionales más o menos deterministas, habría representado una etapa más en la competición por el control a largo plazo de recursos y mercados mundiales. Pero más allá de conjeturas demasiado simples, investigaciones recientes ponderan la importancia de factores culturales. Entre ellos destacan la relativa ausencia en la Europa bajomedieval de despotismo político, la existencia de ciudades portuarias gobernadas por agresivos patriciados marítimos, o la influencia de ideales caballerescos en la mentalidad y negocios de las gentes del mar. Una mezcla de curiosidad, ambición, capacidad empresarial y talento creativo, en suma. Todo ello promocionó la aventura y aceptación de riesgos personales para lograr fama, riqueza y gloria, en una atmósfera innovadora y abierta a la movilidad social. Que ningún despotismo político o religioso impidiera a los europeos entre 1300 y 1550 explorar los límites del orbe conocido, en una temeraria búsqueda de su propia e individual humanidad,…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO