POLÍTICA EXTERIOR  >   NÚMERO 193

Lanzamiento del cohete Falcon Heavy, perteneciente a la empresa SpaceX, desde el Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral (Florida), el 6 de febrero de 2018. JIM WATSON/AFP/GETTY

Presente y futuro tecnocientífico

Las fronteras entre la ciencia y la tecnología son cada vez más difusas. La inteligencia artificial y la computación cuántica obligan a repensar política, económica y socialmente el mundo.
JOSÉ MANUEL SÁNCHEZ RON
 | 

Vivimos en un mundo en el que ciencia y tecnología se encuentran estrechamente relacionadas. Es cierto que podemos hablar de ámbitos científicos en desarrollo, o muy recientes, en los que dominan los universos conceptuales más abstractos, la denominada “ciencia pura” o “ciencia básica”; formulaciones como el modelo estándar en la física de altas energías, la controvertida (sobre todo por lo lejos que está todavía de poder ser sometida a comprobaciones experimentales) teoría de las supercuerdas o formulaciones matemáticas del tipo de la teoría de cohomología. Todo esto –la vigencia y vigor de la ciencia básica– es indudable, pero no lo es menos que las fronteras entre ciencia y tecnología son hoy cada vez más, y en más lugares, difusas. Pensemos por ejemplo en ese dominio científico que nos trae, prácticamente cada día, novedades antes insospechadas, el de la biología molecular: ¿es posible distinguir siempre entre avances llevados a cabo en ingeniería genética, biotecnología o la en apariencia más “fundamental” biología molecular? Distinguir, en el sentido de poder manifestar: “Este hallazgo vale solo para ingeniería genética, pero no nos dice nada fundamental para la biología”. La respuesta es no, no es factible establecer semejantes distinciones.

La interrelación entre ciencia y tecnología ha llegado a tal punto que se acuñó un nuevo término, “tecnociencia”, que el Oxford English Dictionary (el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia aún no lo recoge) define como: “Tecnología y ciencia consideradas como disciplinas que interaccionan mutuamente, o como dos componentes de una sola disciplina; dependencia de la ciencia para resolver problemas técnicos; la aplicación de conocimiento tecnológico para resolver problemas científicos”.

Asociar de manera tan estrecha tecnología y ciencia representa un cambio significativo en una tendencia que surgió entre los científicos, en especial después de la Segunda Guerra Mundial. La ciencia, se argumentó entonces,…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO