AFKAR-IDEAS  >   NÚMERO 43

Protección de bienes culturales en conflictos armados

JORIS D. KILA
 | 

Falta de financiación, planteamientos burocráticos y politización del patrimonio a causa de su relación con la identidad, factores que impiden una protección básica.

Actualmente se está produciendo un deterioro y una destrucción cada vez mayores del patrimonio cultural a raíz de los conflictos armados en Irak, Siria, Egipto, Libia y Mali, entre otros lugares. Podríamos hablar de crímenes contra los bienes culturales en épocas de guerra, si bien hoy el concepto de conflicto armado abarca desde las fases que lo preceden a las que lo siguen, y ha cambiado de simétrico a asimétrico. La protección de los bienes culturales (PBC) es un fenómeno complejo que forma parte del conflicto. Las medidas prácticas de refuerzo de la PBC son vitales, e incluyen la investigación científica vinculada a las tesis académicas sobre el patrimonio.

En 2009, Estados Unidos ratificó la Convención de La Haya de 1954 para la Protección de los Bienes Culturales en caso de Conflicto Armado, que le obliga, así como a los cerca de 115 gobiernos que también la han ratificado, a proteger los bienes culturales, incluyendo medidas de prevención en tiempos de paz. Dichas obligaciones son válidas también para sus fuerzas armadas. En general se puede afirmar que la puesta en práctica internacional de la Convención de La Haya de 1954 es insuficiente. Las organizaciones responsables no otorgan la protección adecuada, a pesar de que el deber legal sigue vigente.

Las cuestiones que aquí se abordan constituyen únicamente una serie de indicaciones que es de esperar sirvan de estímulo para un compromiso activo con la protección de los bienes culturales mientras se intercambian conocimientos con los depositarios de los mismos. Entre las cuestiones de orden general que impiden una protección básica durante el conflicto se encuentran la falta de financiación, los planteamientos burocráticos o dirigidos a evitar riesgos…

PARA LEER EL ARTÍCULO COMPLETO